La energía de los templos de Angkor (Camboya)

 
La grandeza de Angkor Wat

 Dicen que forman la octava Maravilla del Mundo. Los templos camboyanos de Angkor comparten su grandeza con la Gran Muralla China y con el imponente magnetismo religioso que tiene el mismísimo Taj Mahal. Es el Olimpo de la fe hindú, la morada de sus dioses, un lugar sagrado en el que durante decenas de kilómetros se puede pasear por un mundo paralelo que tele-transporta a sus visitantes varios siglos atrás.  

 

Los templos de Angkor fueron declarados Patrimonio de la Humanidad en 1992 y son el orgullo nacional de un pueblo que ha sido recientemente maltratado por los Jemeres Rojos.

 

El templo de Bayón

Los más importantes son los de Angkor Wat, Bayón y Ta Prohm (en el que por cierto se rodó Tom Ryder con Angelina Jolie).  Lo ideal es visitar Angkor Wat al amanecer, por la mañana Bayón y al caer el sol Ta Prohm. En este último, cuando lo redescubrieron en 1860, se dieron cuenta de que los árboles se lo habían comido literalmente. Con el paso de los años, las raíces no han conseguido ganarle el pulso al templo.  El reflejo del sol sobre ellas es un auténtico espectáculo visual, y más aún, si acaba de llover. ¡Es pura magia!

Ta Prohm y sus raíces

 

Los templos se sitúan en medio de la jungla en un lugar donde no hay civilización. Se puede acceder a los templos de Angkor desde la ciudad de Siem Reap (a unos 2 kilómetros) y la entrada se puede comprar para 1 día por 20 dólares, 3 días por 40 dólares, y una semana por 60 dólares. La entrada lleva impresa una fotografía del usuario hecha en el momento con una webcam.

 

 
 

Muchos turistas hacen el recorrido de los templos caminando o en “túc túc” (una moto con un carro incorporado en el que caben 4 personas), pero si no vais en época de lluvias es muy recomendable hacer ese camino en bicicleta. En el camino os encontraréis continuamente monos. El paisaje es una fuente tremenda de energía positiva y en bici podréis parar dónde queráis y todo el tiempo que estiméis. Otra opción es viajar sobre los lomos de un elefante por unos 25 dólares todo el día, en helicóptero 15 minutos por unos 150 dólares o en globo aerostático por 15 dólares. La  belleza eterna de la Selva que esconde los templos de Angkor, la verdad, deja sin palabras.

 

Angkor Wat

Y si al final del día estáis muy cansados o tenéis los pies destrozados, lo mejor es ir a la famosa calle de Siem Reap “Pub Street”, allí hay tanques llenos de peces que se comen las durezas de los pies mientras te proporcionan un cosquilleo, para algunos, relajante. O si no, también podréis disfrutar de un masaje camboyano en el que parece que uno está hecho de plastilina.

 

Más información en la Oficina de Turismo de Angkor

 

Vídeo: Los Templos de Angkor

 

@DianaRPretel

2 Responses to La energía de los templos de Angkor (Camboya)

  1. Pingback: Pub Street, la calle del libertinaje camboyano | Muy Viajeros

  2. Pingback: La Ruta Gastronómica de los insectos y demás en Phnom Penh | Muy Viajeros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


1 × seis =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>